cargando

MENÚ

Regalos en Navidad

Regalos en Navidad

Mi niña cumple años el once de Enero.

Merche Solé · Crianza 21/12/2016

Tengo una niña que cumple años el once de enero, cinco días después de haber llegado los “Padres-Abuelos-Tíos-Amigos MAGOS” y diecisiete días después de la llegada de “Papá-Mamá-Tío-Tía-Amigo-Amiga NOEL”.

Os podéis imaginar lo que sucede en casa, ¿no? Que acumulamos una montaña gigante de regalos para ella y su hermana, muy bien intencionados pero que sólo sirven para que las niñas se vuelvan más caprichosas, y no valoren en absoluto ninguno de ellos, por mucha ilusión que le hiciera alguno en concreto. He visto como enloquecen al ver muchos regalos, los desenvuelven con ansiedad casi sin mirar lo que hay dentro porque van corriendo a abrir el siguiente. 

Ahora se habla de “la regla de los cuatro regalos”: un regalo que use, un cuento, el regalo que haya pedido con más ilusión y otro que necesite. Pero ¿Cómo explicar esto a los abuelos/tíos/amigos, que tanta ilusión tienen con regalar a los peques? ¡Muy complicado!.

En fin, creo que hay que inculcar a nuestros hijos menos consumismo e intentar que valoren lo que tienen y lo que les regalan. ¡No digo que no reciban regalos estas fechas!, pero sí que sea de forma razonable y que les enseñemos a valorarlos.

Por ejemplo, estos días, en nuestra familia intentamos pasar el máximo tiempo juntos, Papá Noel no llega lleno de juguetes, sino que trae una carta explicándole a las niñas lo bien que se han portado este año, qué cosas han hecho bien o lo que podrían mejorar, y un vale para hacer algo juntos en familia, como ir a un concierto, al teatro o a patinar sobre hielo, algo que podamos disfrutar todos.

En Reyes vienen los regalitos. Entonces consensuamos con la familia la mejor manera para que no acaben recibiendo doscientos regalos de golpe. ¡Es todo un reto!

Cuando mi niña mayor tenía dos años, tuvo un montón de regalos en el árbol y un montón de lacasines (como dice ella) que pusimos alrededor. Se fue directa a recogerlos todos y empezó a comerlos en un rinconcito sin hacer ni caso a lo demás. Era lo que más ilusión le hizo, porque normalmente no la dejamos comer muchos dulces. Eso para ella fue el mejor regalo y lo que luego le iba diciendo a todo el mundo que le trajeron los reyes. Al resto de cosas, no les hizo ni caso. 

Nos encanta ver sus caritas cuando ven el árbol lleno de cosas que han dejado allí los reyes para ellos, pero seguro que valoran mucho más tener un solo regalo que les haga una ilusión tremenda que tener un montón. ¡Lo digo por experiencia!

¿Y vosotros? ¿Tenéis algún truco para controlar el aluvión de regalos en casa?

Categorías

Wallyboo en Facebook

Wallyboo en Twitter

¿Te ayudamos?
Preguntas frecuentes sobre el arrendador Preguntas frecuentes sobre el arrendatario Términos y condiciones de uso Política de privacidad Cómo funciona

Ó escríbenos un mensaje:

x
Tu perfil
Avatar
Para garantizar la fiabilidad y confianza dentro de la comunidad, pedimos el móvil a todos nuestros usuarios. En ningún caso lo utilizaremos para fines comerciales.

Ya tienes cuenta, Inicia sesión

x
¡Hola! Inicia sesión

¿Olvidaste tus datos? pincha aquí

Aún no tienes cuenta, regístrate