cargando

MENÚ

Bienvenidos a nuestro blog

Cuidados de la mamá después del parto. Parte 2

Cuidados de la mamá después del parto. Parte 2

Serie 1: Parto y postparto.

Elisa Chamorro · Crianza 29/03/2017

En el anterior artículo analizamos los efectos físicos de la madre tras el parto  y hoy, nos centraremos en los efectos emocionales, que en algunos casos pueden ser hasta más devastadores que los físicos, y no viene mal conocerlos de ante mano y saber prevenirlos. 

Una amiga mía, que tuvo muuuchas complicaciones en el parto, llegó incluso a tener hasta rechazo hacia el bebé por lo que, lo primero que hay que tener claro es que no siempre ese momento posterior al nacimiento es idílico y no hay que sentirse mala madre por ello, porque por suerte, como dice el dicho, EL TIEMPO LO CURA TODO.

Son muchos cambios, tanto para el padre como para la madre, pero lógicamente para la madre más. Analicemos que cosas influyen esos días en nuestro estado de ánimo:

  • Las maravillosas hormonas y sus cambios tipo ”montaña rusa”. Ya te digo yo lo que hacía a quién las inventó, salvo la oxitocina (creo que es esa), la que nos ayuda a aguantar el cansancio cuando no dormimos, el resto, lo único que hacen es parecer que hemos entrado en locura.
  • El cansancio, el agotamiento después del parto, unido a las escasas horas de sueño.  
  • La lactancia, la famosa subida de la leche, los problemas derivados de ella, el miedo a que fracasemos dando el pecho, el miedo a que no sea suficiente...
  • Ver como cambia tu cuerpo. Sí, ya no tenemos la barriguilla de embarazada, pero a cambio tenemos, una piel caída y flácida en la zona del abdomen, y unos pechos, que en la subida de la leche, ni te crees que puedan ser tuyos. Y a eso le añadimos, ojeras, el pelo desarreglado porque no tenemos tiempo... en fin, ¡pues claro que afecta! Nos gusta vernos mínimamente bien y así, casi ni nos reconocemos.
  • El cambio que supone tener una personita nueva que te absorbe la mayor parte de tu tiempo y que se supone que tienes que saber cuidarle, hablarle... Y todo de repente, sin adaptación previa. Lo normal es que sientas inseguridad y miedo. 
  • El ansia repentina de toda la familia a tu alrededor por ver, por conocer, por estar a todas horas, por cuidarle.  Yo reconozco que en mi caso, fue una de las cosas que peor llevé. Acostumbrados un poco a hacer nuestra vida, de repente, teníamos que aceptar que teníamos que quedar todos los días con los abuelos! Es un ansia que ahora, con el tiempo entiendo pero en su momento, añadido a todo lo demás, me exasperaba.  

Así, que sí, chicas, no suele ser el momento más idílico, así que cuanto antes lo veáis como algo NORMAL y no os sintáis culpables, mejor y seguro, que menos durará. Quién te diga que las dos primeras semanas han sido maravillosas, no te lo creas demasiado que seguro que no todo es cierto. Cuando nace el segundo hijo todo se relativiza, ya conoces cómo va, ya sabes cómo cuidar al bebé y como hablarle, así que todos los efectos se diluyen (aunque aparecen otros como gestionar los celos del hijo mayor, que también, tela).

Pero con el primero, no todo es tan natural. No siempre sientes ese instinto maternal y ese vínculo con tu hijo desde el primer momento. No siempre sabes cómo tienes que cuidarle, ni cómo cogerle, ni siquiera cómo hablarle. ES NORMAL. Llegará con el paso de los días, cuando te coja el dedito por primera vez, cuando te mire como si fueras la única persona en el mundo, cuando te busque con la mirada…pero llegará, poco a poco, eso seguro. 

Mis recomendaciones en estos casos son:

  • Las primeras semanas ponte objetivos sencillos. Esto me lo dijo una amiga mía antes de ser mamá y me vino muy bien. No pretendas por la mañana ducharte, alisarte el pelo, salir a la compra, hacer la comida, poner 2 lavadoras y cuidar del bebé porque probablemente acabe en frustración. “Hoy me lavo el pelo” y ese es mi objetivo del día. Ríete, ríete, pero hazme caso que luego incluso te lo puedes alisar porque el bebé duerme, GENIAL. 
  • Incluye en tu rutina un paseo diario, aunque sea invierno, el niño bien abrigado no le pasará nada. Mi hijo nació en enero y salimos con el desde el primer día y todavía recuerdo a gente diciendo “pero como le sacas tan pequeño” (las mataría... pero en fin, ese es otro tema). Es necesario que salgas, que te de el aire, que te tomes un café con una amiga, aunque estés cansada, hazlo, que te encontrarás mejor, ASEGURADO. Y el bebé, seguro que en la calle es cuando más tranquilo está. A los míos les pasaba eso. Oye, podían estar berreando, que era sacarles a la calle, y tan contentos, y si le tienes que dar de repente de comer, cafetería, teta o biberón y listo!
  • Reduce y planifica las visitas al principio para que se ajusten al horario que mejor os encaje, o queda en algún lado fuera de casa. En una cafetería, siempre puedes decir, “lo siento pero me tengo que ir” pero en casa, hay gente que puede quedarse toda la tarde. Y con los abuelos, tíos, etc, tu pones el límite, o tu pareja y te tienen que entender. 
  • No te voy a decir que dejes al peque y te vayas a hacer algo sin él para distraerte, porque yo reconozco que tuve un sentimiento de posesión sobre mi primera hija que no quería irme sin ella a ningún lado y mira que me insistían mis padres, (con el segundo eso tampoco te pasa), pero puedes irte a comer con tu pareja y tu bebé por ahí, puedes tomar un café con una amiga y tu bebé, puedes salir a caminar con el enano en el carrito, o de compras…y si lo que te apetece es dejar un par de horas al niño porque lo necesitas, TAMBIÉN HAZLO. 
  • Aunque a veces cuesta, pide ayuda a los que te rodean. Como te decía, no trates de llegar a todo, porque eso sólo lleva a la frustración. Que te hagan unos tupper de comida, que cuando haya visitas el papi ejerza de anfitrión y tu vayas a descansar, cualquier ayuda es buena.
  • Si ya han pasado 20-30 días y sigues triste, decaída, y sin ganas, vete a un especialista, quizás necesites algún tipo de ayuda. 

Por último, el papel del padre esos primeros días o esas primeras semanas es fundamental, no solo para el tema logístico sino para apaciguar todos esos efectos de la madre. ¡Pero eso es tema para otro artículo!

Seguro que de mil mujeres, mil han vivido el postparto de manera diferente ¡Cuéntanos tu experiencia para ayudar a otras futuras mamás a conocer la realidad! 

Categorías

Wallyboo en Facebook

Wallyboo en Twitter

¿Te ayudamos?
Preguntas frecuentes sobre el arrendador Preguntas frecuentes sobre el arrendatario Términos y condiciones de uso Política de privacidad Cómo funciona

Ó escríbenos un mensaje:

x
Tu perfil
Avatar
Para garantizar la fiabilidad y confianza dentro de la comunidad, pedimos el móvil a todos nuestros usuarios. En ningún caso lo utilizaremos para fines comerciales.

Ya tienes cuenta, Inicia sesión

x
¡Hola! Inicia sesión

¿Olvidaste tus datos? pincha aquí

Aún no tienes cuenta, regístrate