cargando

MENÚ

Bienvenidos a nuestro blog

 Devolución del IRPF de la prestación de maternidad

Devolución del IRPF de la prestación de maternidad

¿Qué debo hacer?

Rodrigo Tascón López (Universidad de León) · Crianza 05/02/2017

(Rodrigo Tascón es Profesor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de León).

En los últimos meses, se ha estado hablando mucho acerca de la posibilidad de que la Administración Tributaria se vea obligada a devolver las cantidades correspondientes a la tributación por PRESTACIONES DE MATERNIDAD (y, por análogos motivos y como luego explicaré, también las de PATERNIDAD, aunque, lógicamente, la cuantía de estas últimas sea mucho menor).

La cuestión reside en el modo de interpretar el art. 7.h) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no residentes y sobre el Patrimonio (BOE, 29 de noviembre de 2006). Dicho precepto, declara EXENTAS de tributación en el IRPF “las prestaciones familiares… y las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad”.

En la Ley General de Seguridad Social (que es la encargada de regular las prestaciones familiares) se regulan diversas prestaciones familiares, pero no se establece con claridad qué se entiende por prestaciones por nacimiento, parto o adopción. Esta imprecisión fue aprovechada por la Administración Tributaria para considerar que las prestaciones de maternidad y paternidad no eran, en sentido estricto, a las que se refería el mencionado art. 7.h) Ley 35/2006, y que, por tanto, dichas cantidades no estaban exentas de tributación.

En consecuencia, a la hora de liquidar el IRPF, se exigía que se incorporaran a la base imponible, junto con las demás rentas de trabajo obtenidas en el año natural, las cantidades correspondientes a las percepciones en concepto de prestación por maternidad. Con ello, lógicamente, la base imponible era más alta y la cantidad a pagar mayor.

Recientemente, algunas personas, no conformes con esta interpretación de la Agencia Tributaria, han reclamado ante los tribunales que las cantidades percibidas en concepto de maternidad debían estar exentas de Tributar en el IRPF, y una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha considerado que, efectivamente, dichas cantidades deben quedar exentas.

Con ello, lógicamente, la base imponible del año natural en que se percibió una prestación de maternidad (o, por análogos motivos, paternidad) se reduce y la cantidad a pagar es menor; con lo cual, se podría pedir a la Administración Tributaria que realizara una nueva liquidación, calculando la cuota correcta y devolviendo al administrado (los padres) las cantidades pagadas excesiva e indebidamente.

Tal reclamación la podrían efectuar, en principio, todas las personas que hayan disfrutado prestaciones de maternidad (o, se insiste, paternidad) siempre que la acción no hubiera prescrito. El plazo de prescripción para efectuar reclamaciones tributarias es de 4 años, que, en este caso, deberían contarse desde el último día en que se puede practicar autoliquidación del IRPF (que es el 30 de junio del año siguiente a aquel por el que se liquida el impuesto). En consecuencia, las personas que disfrutaron de una prestación en el año 2012 (y que, por tanto, pudieron presentar autoliquidación del IRPF para ese año hasta el 30 de junio de 2013) todavía tendrían hasta el 30 de junio de 2017 para presentar reclamación. Correlativamente, quienes disfrutaron de la prestación en 2013, tendrían de plazo hasta el 30 de junio de 2018 y así sucesivamente.

Ahora bien, hay que advertir que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid no crea jurisprudencia; de hecho, hay una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que ha resuelto en sentido contrario, dando la razón a la Agencia Tributaria. Para que se cree doctrina jurisprudencial (que sería de obligado cumplimiento para todos los operadores jurídicos) es necesario que se pronuncie el Tribunal Supremo al respecto, lo cual, previsiblemente, ocurrirá a lo largo de los próximos meses.

Sin embargo, es necesario que las personas que hayan disfrutado estas prestaciones de maternidad y paternidad y vean que ya esté próximo a prescribir su derecho a accionar la devolución, inicien la reclamación antes de que tal prescripción ocurra, pues si dejan pasar los cuatro años sin presentar reclamación (al margen de lo que en su día diga el Tribunal Supremo) perderían todo derecho a cantidad alguna.

Espero haber contribuido a aclarar un poco la cuestión (que, desde luego, es más enrevesada de lo resumido en esta apretada síntesis).

Categorías

Wallyboo en Facebook

Wallyboo en Twitter

¿Te ayudamos?
Preguntas frecuentes sobre el arrendador Preguntas frecuentes sobre el arrendatario Términos y condiciones de uso Política de privacidad Cómo funciona

Ó escríbenos un mensaje:

x
Tu perfil
Avatar
Para garantizar la fiabilidad y confianza dentro de la comunidad, pedimos el móvil a todos nuestros usuarios. En ningún caso lo utilizaremos para fines comerciales.

Ya tienes cuenta, Inicia sesión

x
¡Hola! Inicia sesión

¿Olvidaste tus datos? pincha aquí

Aún no tienes cuenta, regístrate